QUIZÁ MAÑANA

Archivo mensual: enero 2018

Tenía una curiosidad insaciable. Todo lo que desconocía era motivo de inquietud e insatisfacción. Un día cogió un ascensor. Al ir a apretar el botón del piso al que iba vio que debajo de la E del entresuelo, de la B de bajos y de la S de sótano había una sorprendente I; ¿I de qué? No pudo resistir la tentación y la pulsó. El ascensor bajó a una velocidad frenética durante un lapso de tiempo indeterminado, hasta que finalmente se paró. Satanás le abrió la puerta.

Share

Era una persona de mente muy lúcida. Mientras todos celebraban sus cumpleaños con alegría, ella, en esas señaladas fechas, contrataba a plañideras para que le lloraran: se trataba de recordar sus restaños. Gracias a estos vivía más intensamente los otros trescientos sesenta y cuatro días del año.

Share

Estaba prendado del rojo. Comía con delectación fresas y cerezas, rojas; bebía vino, rosado y conducía un coche, rojo. Enrojecía de ira y de pudor sólo para contemplarse ante el espejo. Concluyó que el propio cuerpo era la mina más rica de rojez. Se asestó una puñalada en el pecho para saciar sus instintos. Cubierto de sangre, estuvo a punto de llegar al paroxismo. Cayó exangüe.

Share

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido
Categorías