QUIZÁ MAÑANA

Las izquierdas le provocaban vértigo; las derechas, somnolencia; el centro, indiferencia. No tuvo más remedio que hacerse monje cartujo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido
Categorías