QUIZÁ MAÑANA

Nadie hacía preguntas tan talentosas a sus personajes como aquel entrevistador. Y su secreto era muy simple: antes de vérselas con alguno de ellos, averiguaba quién les pagaba.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido