QUIZÁ MAÑANA

El presidente del aquel grupo empresarial se mostraba últimamente muy taciturno. Uno de sus lacayos osó preguntarle un día qué le pasaba. “Quiero a una secretaria, y no tengo forma de conseguirla”, dijo. El lacayo, ansioso de ser solícito con el mandamás, le envió rápidamente a la secretaria más eficiente de su departamento. La secretaria querida siguió mostrándose distante; el presidente, taciturno. El lacayo había entendido que quería una secretaria. Fue despedido.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido
Categorías