QUIZÁ MAÑANA

concursos

Era un prodigio comiendo cerezas. Estas pasaban directamente a los premolares, que las partían; luego su habilidosa lengua separaba los huesos y los escupía; finalmente, los molares trituraban la pulpa, que era deglutida. Se presentó a todos los concursos locales, comarcales, nacionales e internacionales de comedores de cerezas, y todos los ganó. Era un prodigio. Comiendo cerezas.

Share

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido
Categorías