QUIZÁ MAÑANA

desconocido

-¿Podría decirme a qué hora pasa el tren?

-No lo sé…

-Parece Ud. apesadumbrado.

-Lo estoy. Y aunque Ud. Sea un desconocido para mí, quiero confesarle la causa de mi pesar: me pesa la memoria.

-¿Cómo?

-Que lo recuerdo todo, absolutamente todo, y eso es una cruz.

-Ud. es un farsante. La semana pasada le pregunté la hora, y ahora no me ha reconocido.

-Le he dicho que lo recuerdo todo, pero Ud. está fuera del todo.

-¿Qué quiere decir?

-Que Ud. no es nada. Y la nada no merece atención alguna.

Share

La sala estaba atestada de gente. Antonio el Quiebrapescuezos estaba jugando a las cartas, cuando entró un desconocido y le espetó que era un hijo de puta y un maricón. Antonio no se inmutó y el tipo aquel, defraudado, se largó.

Antonio confesó más tarde a un conocido que, efectivamente, su madre había ejercido de ramera en época de estrecheces, y que él era, a mucha honra, homosexual.

Share

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido