QUIZÁ MAÑANA

ficción

La realidad era demasiado franca; mostraba sin tapujos todas sus caras, y no todas eran agradables. La ficción era demasiado sutil; requería un esfuerzo imaginativo excesivo, esfuerzo que le provocaba sudores, sudores que le acercaban a la realidad. Por eso escogió la virtualidad: así perdió la siempre problemática personalidad y se convirtió en un esplendoroso vegetal.

Share

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido
Categorías