gente archivos - FRANCISCO ALONSO MARTÍNEZ
QUIZÁ MAÑANA

gente

Un día dejó de comer y empezó a nutrirse de interrogantes. Estos se fueron instalando en la cabeza, y la cabeza creció. Mucho. Tanto, que se convirtió en un cefalópodo. Ahora tiene atrofiados los pies de no usarlos -era muy trabajoso caminar con tanto interrogante a cuestas-, y la gente juega con su cabeza dándole puntapiés; es como un balón, pero con nombre y apellidos e interrogantes.

Share

La sala estaba atestada de gente. Antonio el Quiebrapescuezos estaba jugando a las cartas, cuando entró un desconocido y le espetó que era un hijo de puta y un maricón. Antonio no se inmutó y el tipo aquel, defraudado, se largó.

Antonio confesó más tarde a un conocido que, efectivamente, su madre había ejercido de ramera en época de estrecheces, y que él era, a mucha honra, homosexual.

Share

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido
Categorías