QUIZÁ MAÑANA

Vistos los continuos altercados entre las diferentes aficiones, el Gobierno de aquel país decidió prohibir la práctica del fútbol. Al día siguiente de entrar en vigor la prohibición, por todas partes cantidades ingentes de personas se echaron a la calle. Desaparecieron las zonas ajardinadas de pueblos y ciudades: la masa los había convertido en campos de petanca. Las pelotas siguieron rodando.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido
Categorías