QUIZÁ MAÑANA

Yacía esparcido en forma de serrín, serrín, eso sí, de madera de cedro. Había sido en otro tiempo un cedro noble, fuerte, centenario. Pero lo cortaron, lo aserraron e hicieron de él tablas con las que los ebanistas construyeron bellos muebles para un suntuoso palacio. ¡Qué felices ahora los tableros de aglomerado!

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido