FRANCISCO ALONSO MARTÍNEZ

QUIZÁ MAÑANA

-Te veo muy acongojado.

-Es que tengo un problema terrible.

-¿Y cuál es?

-No ceso de tener regüeldos, que me obligan a hacer constantes pausas cuando hablo.

-¡Bah! Tu problema es de muy fácil solución: convierte los regüeldos en eructos estentóreos. Así, todo el mundo se alejará de ti consternado y no tendrás que hablar con nadie.

Share

-Cariño, ¿qué crees que es más importante, la fidelidad o la lealtad?

-Depende.

-¿Depende de qué?

-De lo que entienda por fe el dogma de la religión que profese uno y del código civil en el que tenga que basarse la lealtad.

-¿Por qué tienes que ser siempre tan asquerosamente racional?

-Por el bien de nuestra relación, querida.

Share

-Por fin he acabado.

-¿Y cómo sabes que has acabado?

-No sé… He terminado el trabajo que tenía encomendado.

-¿Y lo has terminado bien?

-Eso creo…

-Lo crees, pero… ¿puedes afirmarlo sin dudar?

-¡No me tortures más!

-A cualquier cosa le llamas tortura.

-Eres mi mujer, y me debes obediencia.

-Si fuera tuya, no te hubiera hecho estas preguntas.

Share

Subscríbase a mi lista de correo

* requerido